Documental: “Endurance” sobre Haile Gebrselassie (1999)

Título en inglés: Endurance (Resistencia)
Idioma original: Inglés/Etíope Subtítulos: Ingles
País de origen: USA – Etiopía
Director: Bud Greenspan – Leslie Wordhead Productor: Terrence Malick – Max Palevsky – Edward Pressman Autor: John Powel
Duración: 86 minutos
Drama, documental, biográfico. Protagonistas: Haile Gebrselasie como el mismo, Yonas Zergaw como Haile Gebrselasie de joven, Shawananness Gebrselasie como la madre de Haile, Tedesse Haile como el padre de Haile de joven, Bekele Gebrselasie como el mismo el padre de Haile, Alem Tellahun como ella misma, la esposa de Haile.

Este ‘biopic’ tiene, en realidad, una naturaleza híbrida pues está concebido como un ‘docudrama’. En efecto, sólo una mínima parte es genuinamente documental: todo lo referente a Abebe Bikila, Mirutz Yifter y el 10.000m de Atlanta 1996. El resto, que viene siendo la mayoría del metraje, consiste en una dramatización, más o menos fiel, que resume la trayectoria vital de Haile Gebrselassie hasta su éxito en los Juegos atlantinos. En ella participa el propio corredor, su entoces prometida y buena parte de su familia. Así, su sobrino Yonas Zergaw es el ‘Gebr’ infantil; su hermana mayor, Shawananness, representa a su madre; su primo, Tedesse Haile, hace de ‘padre padrone’ en la parte inicial del filme mientras que el real, Bekele Gebrselassie, se interpreta a sí mismo cuando Haile ya supera los 17 años y empieza a correr en serio. Alem Tellahun, su esposa en la vida real, es aún su prometida.

geb_ethiopia

18 CURIOSIDADES SOBRE GEBRSELASSIE


Breve biografía:

Desde hace dos décadas, Gebrselassie tiene el saludable hábito de irse a dormir a las 10 de la noche y de levantarse a la cinco de la mañana, sin despertador pero con el reloj biológico que le marca su cuerpo. Desayuna algo ligero (una taza de té y una rebanada de pan) antes de conducir unos 25 minutos en coche hacia las montañas. A las seis empieza su entreno. En total, unos 220 kilómetros semanales, repartidos en dos sesiones diarias (mañana y tarde) cada jornada, a excepción de los domingos, que se toma la tarde libre. Y no ‘coge’ jamás vacaciones. Como mucho, se permite un par de días de desconexión sin tener que vestirse de corto.

Fue un atleta muy precoz. Todo empezó muy temprano, a los dos años. Ya iba corriendo desde la granja en la que vivía a la escuela (diez kilómetros para ir y otros tantos para volver), o a ayudar a su familia en el campo. ¡Pero lo hacía descalzo! Su origen humilde no le permitía demasiadas alegrías, hasta que uno de sus nueve hermanos (el mayor) tuvo el detalle de regalarle unas zapatillas. Pero eso no ocurrió hasta los 12 años, por lo que anduvo una década con los pies desnudos.

Para entonces, su idilio con las carreras de fondo ya estaba a punto de empezar. Con sólo 14 años corrió su primer maratón aunque, según su propia versión, ocurrió por accidente. Viajó hasta el punto donde se celebraba el evento, donde en teoría se celebraban dos carreras: una de 10 kilómetros (la que quería correr) y un maratón. Como la primera se suspendió y no quería volver a casa sin competir, tomó la salida en la distancia de Filípides para llegar a meta en unos estratosféricos e insultantes 2.48 pese a tratarse de un mocoso. Aún hoy puede apreciarse (si estudiamos su técnica en carrera) como su brazo izquierdo está más doblado y pegado al cuerpo, por su época estudiantil en la que transportaba los libros mientras corría.

La distancia que más alegrías le ha dado ha sido el 10.000 en pista, con dos oros olímpicos (Atlanta 96’ y Sidney ’00), a los que hay que añadir cuatro cetros mundiales en otros tantos Campeonatos del Mundo consecutivos (Stuttgart 93’, Gotemburgo 95’, Atenas 97’ y Sevilla 99’). El maratón tampoco se le ha dado nada mal. Batió dos veces el récord del mundo de la mítica distancia, la última en Berlín (2.03.58) en 2008.

Apenas alcanza los 165 centímetros y los 56 kilos. Hoy se encuentra lejos de su mejor momento. Renunció a los Juegos de Pekín 2008 por la contaminación ambiental y no se clasificó para Londres 2012.

Con una sonrisa que siempre dibuja debajo de su bigote, es padre de cuatro hijos y todo un héroe nacional en Etiopía, donde le apodan ‘El Emperador’. De hecho, no oculta su deseo de ser presidente de su país pero, de momento, se conforma con sus negocios: un hotel y una empresa de construcción que dan trabajo a 600 personas.

Tras retirarse en el kilómetro 25 de la Maratón de Nueva York  en noviembre de 2010, Haile anunció su retirada del atletismo. Afortunadamente, sólo fue un calentón. Ocho días más tarde rectificó a través de su twitter. Recientemente (Octubre 2015) a anunciado su retirada del atletismo profesional.¿Será verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s