Un gran Raña termina 12º el mundial de Ironman Hawaii 2015.

CQ_yCklXAAA_W5b


Ganar en Kona es lo más grande en el Ironman. Durante el año se compite para competir en el archipiélago donde comenzó el deporte de los tres deportes. Es difícil asignar un favorito antes de un Ironman. En una prueba tan larga —más de ocho horas nadando, pedaleando y corriendo— en cualquier momento se puede sufrir una pájara, una deshidratación, un problema estomacal y un largo etcétera de males derivados del esfuerzo extremo  “Al margen del título olímpico, nada se puede comparar con esto. Es el Wimbledon de nuestro deporte”, declaró un exultante Frodeno tras la carrera. Ni el terrible calor ni la asfixiante humedad pudieron con el alemán, que lo pasó especialmente mal en la carrera a pie, llegando a pararse en varias ocasiones en los puestos de asistencia para intentar refrescarse. “Aquí no hay ninguna sombra y cuando estás en lo alto de las colinas tu ritmo cardiaco se dispara por el esfuerzo y el calor. La única manera de bajar [pulsaciones] es con hielo”, explicó el ganador, feliz pero demacrado por el extremo desgaste. Y es que Kona no perdona. Y el belga Frederik Van Lierde, otro de los favoritos y ganador en 2013, da fe de ello: se derrumbó en el maratón y acabó hundido en la clasificación después de estar en cabeza durante gran parte de la prueba.

Jan Frodeno se convierte en el primer triatleta de la historia en proclamarse campeón olímpico de triatlón (Pekín 2008) y en el campeonato mundial de Ironman (Hawaii 2015).


Al margen del ganador, que se merece todo el respeto, nos hacemos eco de la carrera que tuvo el ordense Iván Raña, que finalizó el Ironman de Hawaii en muy digna 12ª posición con un tiempo de 8:34:27 y a casi 20 minutos del campeón de Kona, Jan Frodeno.

Raña había dedicado su entrenamiento a llegar fresco a Hawaii, y aterrizó en Kona con tres semanas de antelación después de aclimatarse al calor y al viento en el Sands Beach Active de Lanzarote, el pequeño Hawaii español. El objetivo de Raña era  mejorar la sexta plaza de 2013.

El gallego realizó un sector de natación bueno, junto al resto de favoritos. Solo Frodeno, Potts y McNiece salieron por delante con cerca de dos minutos. Iván salió del agua con los grandes, con un tiempo de 52:52.

Empezó el segmento de la bicicleta y llegó el problema. “Cuando me monté en bici las sensaciones familiares de otras carreras, falta de tono muscular en las piernas, sin capacidad para mover desarrollo o ir con cadencia” ha señalado Iván Raña en su cuenta de Facebook, lo que se traduce en sus tiempos. En los primeros minutos trató de aguantar en la ‘pomada’ y en el kilómetro 85 mantenía una desventaja asumible, -4:12.

Desde ese momento la desventaja fue en aumento y caían los minutos como golpes. En el km 130 ya perdía 10 minutos, en el 150 bajaba a 12:40  y en la T2 Raña se dejaba 20 minutos respecto a Frodeno, que ya iba por el kilómetro cinco de la maratón. Una diferencia insalvable con los que se disputaban la victoria pero con mucho margen de mejora con la carrera, uno de los fuertes de Raña.

El gallego se calzó las zapatillas y a volar… Iván Raña entre en la transición en la posición 31 y a partir de ese momento solo pasó a adversarios. En el km 10 ya está en la posición 25 y con varios atletas a tiro a los que alcanzó en los siguientes kilómetros. En el km 16 ya está en el puesto 22 y dos kilómetros más tarde (km18), se puso 20 y nos hacía soñar con un ‘top 10’.

Seis kilómetros, en el 22, más tarde se ponía en la posición 18, y recortaba diferencias con Frodeno, demostrando que tenía una carrera para ganar, y en el kilómetro 26 se puso 16 pasando a Ben Hoffmann, que había liderado la carrera durante el sector de ciclismo. Lo habrán escuchado mil veces pero el Ironman pone a cada uno en su sitio… Y Raña aún buscaba el suyo.

En el kilómetro 28, Raña mantenía la 15ª plaza y tenía a 3 atletas en dos minutos con 14 kilómetros por delante y en el km 33 se puso 14 con el  puesto 11 a dos minutos. Le quedaban 9 minutos y todo era posible. Cuando Frodeno celebraba su victoria tirado en la alfombra de meta, Raña se ponía 12º y en ese puesto llegó a meta.

Raña realizó el cuarto mejor parcial de la carrera con 2:51:56, por detrás de D. McNamee (2:49:52 y un puesto 11),  Raelert (2:50:02 y segundo puesto) y J. SYmonds (2:50:15 y la posición 23). Frodeno realizó la maratón 25 segungos más lento que Raña.

El gallego terminó en  8:34:27, con un carrerón y con las sensaciones mejorables en bici en las que acusó “falta de tono muscular en las piernas, sin capacidad para mover desarrollo o ir con cadencia”.  De todas formas, seguro que tendrá mas oportunidades para mejorar ese 6º puesto de Kona. Grande Raña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s